“Con el Centro Cultural Linda Vista queremos incentivar el circuito artístico”

HOY ROCK 19 de julio de 2021 Por Amir Navarro
En Hoy Rock, Mañana El Mundo, Juanse Robles se refirió a su presente musical, al Centro Cultural Linda Vista y dio un mensaje a quienes están comenzando el camino a la música.
WhatsApp Image 2021-07-19 at 15.51.30

Juanse Robles es músico, guitarrista de la Banda Prekarios y La Kandonga. Vino desde Buenos Aires a probar al sur, para presentar su disco solista. Iba a empezar por El Calafate, lugar que nunca abandonó. En “Hoy Rock, Mañana el Mundo” habló sobre ello y además se refirió a la formación del Centro Cultural Linda Vista.

Vanina: ¿Cómo empieza tu camino en la música?

Juanse: Mi primero contacto con la música fue con Queen a los 8 años con Bohemian Rhapsody. Lo escuché en una película y mi viejo tenía ese disco. A los 9 años aprendí a tocar la guitarra, con una profesora que vivía a una cuadra de mi casa. Antes de radicarme en El Calafate estuve unos años en el under porteño pero ya pase más años en Santa Cruz que en Buenos Aires. 

V: ¿Cómo conseguiste tu primer guitarra?

J: Mi primer guitarra fue la de mi papá, que la sigo conservando. Es una antigua casa Núñez. Él siempre me contaba que mi abuelo se la compró a él y que junto a su hermana aprendieron a tocar la guitarra desde chicos.

V: ¿Cómo fue ingresar a una banda?

J: En la primaria cambie de colegio. En la nueva escuela ahí conocí a un amigo que tocaba la guitarra. Armé una banda con él, que se llamó “La Grieta”, y fue mi banda de adolescente con la que estuve 6 años. Empezamos a tocar en un evento colegial, en nuestro acto de egreso de séptimo grado. Teníamos 1 batería, 2 guitarras 1 teclado, no había bajista y cantaba el que se sabía la letra. 

V: ¿Cómo llegas a El Calafate?

J: Fue en 2012, yo me quería ir de Capital. Tenía grabado mi disco solista en un estudio y pensé en irme a presentarlo al sur. La cuestión es que empecé en El Calafate y no salí de ahí. Mi primer contacto con un músico de ahí fue con Facundo, nos conocimos en un hostel, con quien toque en La Naftalina de Silvina y La Kandonga. La primera banda que arme fue con Matías Coñuecar.  

V: Me imagino que cuando empezas con esa banda conociste muchos músicos.

J: Para mí hay dos pilares fundamentales para que yo haya podido desarrollar una carrera en el sur que fueron Matias Coñuecar y Franco Beherens. Mi primer contacto con Fran fue en una sapada de Don Diego. Era mi primer invierno en El Calafate tenía que sobrevivir, salió la posibilidad de tocar en un casino, para el cual había formalidades burocráticas, que en ese momento no tenía, y él me ayudó con la factura. 

V: Seguís trabajando en el Centro Cultural Linda Vista con Franco. ¿Cómo va ese proyecto?

J: Linda Vista es una locura, es todo lo que leí en esos libros que contaban la historia del rock de los 70. Estamos mezclando, produciendo algo y te caen distintos artistas de la provincia de Santa Cruz. Todo el tiempo hay un flujo de músicos y artistas varios. Me sorprende como crece el estudio cada día. Empezamos a dar clases, asesoramiento para sonidos, la idea es incentivar el circuito artístico, en general.

V: ¿Cómo te metes en la producción y la edición de sonido?

J: Cuando terminé el secundario pensaba en qué hacer de mi vida. Pasé por distintas carreras y al final elegí producción musical en un instituto. Ahí grabé con mi primera placa y micrófono, y con eso me fui al sur. A mí me gusta la música, hice un poco de carrera de músico de guitarra, toque el violín dos años y me di cuenta que no era para mí.

V: ¿Como es la experiencia de trabajar en un estudio que no conoces pero tenes todo a disposición?

J: La experiencia de Romanphonic fue impresionante. Lo teníamos a Matías Chavez que nos guiaba para tener el mejor sonido. Podemos tener estudio y herramientas pero muchas veces se necesita alguien que te ayude. Además de grabar y producir a las bandas somos músicos y eso los artistas lo saben.

V: Con Prekarios están trabajando con el nuevo material.

J: Tenemos un nuevo tema. Hace unos días hicimos un streaming en un estudio, que ya está grabado, y cuando se termine la edición será subido a las plataformas. La idea es que cuando salga eso publiquemos el tema nuevo y, si se puede, a fin de año sacar otro.

V: ¿Cómo fue el trabajo en pandemia?

J: Sin dudas costó, porque estamos acostumbrados a un circuito, donde el músico es el que abre la fábrica de canciones. Salen entrevistas, shows para defender los temas en vivo, donde la gente conoce los artistas, y con la pandemia se perdió el circuito. Nosotros, al ser músicos y tener el estudio, pudimos hacer distintos streamings. Decidimos abocarnos a eso. 

V: Si tuvieras que hacer alguna recomendación a los músicos que empezaron a grabarse en sus casas, ¿Qué tienen que tener en cuenta?

J: Yo les diría que hagan todas las producciones que puedan, que no paren de hacer canciones. Si no las pueden publicar o tocar que las tengan guardadas, que en algún momento las van a utilizar. Hay que meterle para adelante.

V: ¿Dónde te encontramos en las redes?

J: A Prekarios y La Kandonga los pueden encontrar en Spotify, YouTube e iTunes. Mi canal de YouTube es Juanse Robles, donde está publicado mi material solista y más material. 

Amir Navarro

Redactor Diario El Cóndor

Te puede interesar